ILUSTRES PERSONAJES DE ESQUIVIAS: DON FRANCISCO GUARDIA NAVARRO. CERVANTISTA Y ESQUIVIANO.

En conmemoración del CDXLIX aniversario del nacimiento de Catalina de Salazar y Palacios, bautizada en Esquivias en Noviembre de 1565, que se desposara con Miguel de Cervantes Saavedra, la Sociedad Cervantina de Esquivias instituyó un Acto bajo el título de «Ilustres Personajes de Esquivias».

Se trata de destacar a las personas que, habiendo nacido o vivido en Esquivias, han representado o han desarrollado una actividad en pro de Esquivias, ya sea en el ámbito cervantino y/o en el profesional, etc.

alt

(Don Francisco Guardia Navarro, pintado por Carmen Guardia García).

En el Acto desarrollado en esta ocasión, la Sociedad Cervantina destacó la personalidad de Don Francisco Guardia Navarro, mas conocido popularmente



como Paco Guardia, al representar esta persona el adalid del cervantismo en Esquivias, que con su entusiasmo supo contagiar a todos su pasión por el cervantismo.

alt

(De casa de Francisco Guardia no se marchaba nadie sin probar unas buenas gachas

o unas chuletas a la parrilla, regado siempre con el buen vino de Esquivias.

De la cocina se encargaba Jesús Guardia, su hijo mayor).


Para el desarrollo de dicho Acto, la Sociedad Cervantina de Esquivias invitó a todo el que deseara participar en el mismo, habiendo elaborado unas normas que lo regulan, bajo el concepto de Acto In Memoriam a Francisco Guardia Navarro:


                                                          NORMAS

I.      Podrán participar en el Acto las personas físicas o colectivos que lo deseen.

II.     Deberán comunicarlo a la Sociedad Cervantina de Esquivias, por carta, e-mail, etc.

        antes del día 24 de Septiembre de 2014.

III.   El tiempo máximo de cada ponencia será de cinco minutos.

IV.    Podrán aportar un máximo de dos fotografías que serán proyectadas en el

        transcurso de su intervención. (Entregándolas antes del citado 24-09-2014.

        Una vez digitalizadas se les devolverán).

V.     Las participaciones podrán ser en prosa, verso o musical.

VI.    El orden de las ponencias lo determinará la Sociedad Cervantina.

VII.   El contenido de las ponencias se publicará en la página web de la

        Sociedad Cervantina

        en fecha posterior al 31-10-2014. (Los ponentes deberán haber entregado el texto

        en papel antes de su intervención, en sobre cerrado).

VIII. Se publicará en Galatea un resumen del Acto.

IX.    El hecho de participar en este Acto, implica la aceptación de estas Normas.



La Sociedad Cervantina de Esquivias, en base a los méritos que Paco Guardia atesoró en su vida, le distingue como Ilustre Personaje de Esquivias dedicándole este sentido homenaje.


La primera parte se centró en glosar la figura de Don Francisco Guardia Navarro, interviniendo las personas que así lo han manifestado a la Sociedad Cervantina de Esquivias.

Presentó el acto Sabino de Diego Romero, Director Ejecutivo de la Sociedad Cervantina de Esquivias, que tras una breve introducción dio lectura a unos datos biográficos de Don Francisco Guardia Navarro.



«Buenas tardes y bienvenidos a todos los asistentes a este Acto.

En conmemoración del CDXLIX Aniversario del nacimiento de Catalina de Salazar y Palacios (nacida a últimos de Octubre de 1565 ya que fue bautizada en Noviembre de dicho año), la Sociedad Cervantina de Esquivias instituyó lo que conocemos como Ilustres Personajes de Esquivias, para resaltar las personas, a juicio de la Sociedad Cervantina, nacidas o no en Esquivias, y no necesariamente de índole cervantino, que por su trayectoria personal haya destacado en el ambiente social de esta Villa, en cualquier faceta de la vida.

En el día de hoy, destacamos la figura de Don Francisco Guardia Navarro, por los motivos que después se dirán.

Francisco Guardia Navarro, nace en Félix, provincia de Almería, población situada cerca de la playa de Aguadulce, el 12 de Septiembre de 1897.

Hijo de Francisco y Consuelo, su padre, miembro de la Guardia Civil, es trasladado al puesto de Esquivias contando Paco Guardia la edad de siete años.

Acude a la escuela en Esquivias siendo su maestro Don Lorenzo Oviedo, persona que dejó una huella indeleble en las personas que siendo niños acudieron a su aula. Don Lorenzo, lector y amante del Quijote, hizo que los niños de su clase leyeran, y comentaran, todo lo referente a Don Quijote de la Mancha, lo que provocó que a partir de ese momento Paco Guardia, como así se la conocía, se apasionara por el Quijote y por Don Miguel, como él decía.

  (Los símbolos que caracterizaban a Paco Guardia: El sombrero para

     el verano, la bilbaína o «chapela» para el invierno y la garrota).

alt

(Don Francisco Guardia Navarro y Doña Victoria Torrejón Mingo el día de su boda).


Cuando tiene edad para poder trabajar, entra en el laboratorio de la Fábrica de Cementos Hispania de Yeles, donde permanece hasta cumplidos los 20 años de edad en que es trasladado a la factoría que esta cementera tenía en Bilbao, en la que permanece durante los dos años siguientes. A su regreso a Esquivias, conoce a su futura mujer, Doña Victoria Torrejón Mingo, de ascendencia paterna de Esquivias, hasta donde se ha investigado. Después de cinco años de noviazgo, Paco y Victoria se casan en el año de 1924, formando una familia con seis hijos: Jesús, Rafael, Carmen, Vicente, Francisco y José Paulino, más otro niño que falleció a los dos años de nacer. De las siguientes generaciones diremos que conoció a trece nietos y dos biznietos.

alt

(Francisco Guardia Navarro en una foto clásica de la época).


En el plano empresarial, Paco Guardia fue un avanzado en su época: En 1927, después de comprar un vehículo, consigue autorización para un servicio de pasajeros entre Esquivias y Toledo, y otro diario entre Borox, Esquivias y la Estación de Ferrocarril de Yeles, denominando la Empresa «La Cervantina», como no podía ser de otra forma.

Como el precio del billete era barato, costaba un real (de peseta), los domingos y festivos, los esquivianos, por el hecho de subir en un automovil, se trasladaban a la Estación de Yeles, seguramente a «Casa Isabelo», a tomar una limonada.

El negocio prospera y aumenta la flota de vehículos a cinco, hasta que al estallar la guerra civil española le son requisados cuatro de estos vehículos quedándose prácticamente sin nada.

Pero este emprendedor esquiviano no tira la toalla. Poco después, Paco Guardia monta un bar en la Plaza que se conocía como «Esquina del Arroyo» (por confluir en ella dos arroyos), hoy Plaza Mayor, frente a la Fuente Grande, en el edificio que años después fue panadería. Así mismo se dedicaba a las labores agrícolas sobre unas tierras de labranza heredadas de sus suegros.

Vende una de estas tierras para montar una fábrica de mosaicos decorados, a la que denomina como «La Carmela» por su gran devoción a la Virgen del Carmen.

Pero todo esto ha sido un paréntesis en la actividad empresarial de Paco Guardia, pues el 1 de Marzo de 1945, día del Ángel, adquiere un autobús, «El Saure», restableciendo el servicio de pasajeros entre Borox, Esquivias y la estación de Ferrocarril de Yeles, ya con la colaboración de sus hijos. Mas tarde aumenta la flota con servicios de Taxis al comprar un vehículo, «La Rubia», y después dos DKVs.

En el año 1974, por compromiso adquirido con Renfe, establece un servicio de viajeros a Madrid y otro a Toledo, fundándose entonces la Empresa «Francisco Guardia, S.A.». A dia de hoy, no se ha mejorado ese servicio por otras Empresas de Transporte Público.

En su faceta intelectual, Paco Guardia funda la Sociedad Cervantina de Madrid, junto con Don Luis Astrana Marín, Don Luis López Motos, Don Juan de Ávalos y Taborda y otros. Al principio acogida la idea con indiferencia entre otras personas, pero que al final se consolidó y cuando el sueño se convirtió en realidad los detractores no dudaron en mostrar su adhesión.

En fecha 4 de Octubre de 1971, la Sociedad Cervantina de Madrid homenajea a Don Francisco Guardia Navarro «en atención a los méritos y circunstancias que concurren en su persona, acuerda nombrarle Socio de Honor».

alt

(En la foto de archivo (1955). aparecen Don Luis Astrana Marín, Don José Gallardo Sánchez, cura párroco de Esquivias, Don Francisco Guardia Navarro, de pie, y Don Antonio Ballesteros García, Alcalde de Esquivias y médico titular, de amena charla en un bar de Esquivias).


De la mano de Paco Guardia viene a Esquivias don Luis Astrana Marín a investigar la documentación existente en los archivos parroquiales, hallando importantísimos documentos que relacionan a Esquivias y sus vecinos con El Quijote. También acuden a Esquivias los otros contertulios: Juan de Ávalos, Luis López Motos, etc.

En 1975, la inquietud de varias personas de Esquivias hizo que se fundara la Sociedad Cervantina de Esquivias, con Don Francisco Guardia Navarro como Presidente Fundador, de forma paralela a la de Madrid, nombrando a Don Francisco Guardia Presidente de Honor de esta Asociación Cultural Esquiviana.

Ya en el año 1929, Francisco Guardia inició lo que podían considerarse los primeros pasos para la creación de la Sociedad Cervantina actual.

Paco Guardia, ya mayor, se distrae leyendo lo que coge entre sus manos y en especial El Quijote, queriendo demostrar a los cuatro vientos que Esquivias es la Cuna del Quijote.

Francisco Guardia Navarro fallece en Esquivias el 1 de Diciembre de 1990.

El 23 de Abril de 1992, el pueblo de Esquivias, con su Ayuntamiento al frente, le tributa un póstumo homenaje instalando una placa conmemorativa en la fachada de la que fue su vivienda en Esquivias, en la Plaza de Astrana Marín.

Francisco Guardia Navarro fue un hombre que, pese a vivir una época propicia a los «Sanchos», en la que resultaba fácil llenar las alforjas, prefirió ser «Quijote» y desfacer entuertos.

Por último, no queremos pasar sin destacar dos hechos que se produjeron tal día como hoy y que a Paco Guardia seguro le hubiera gustado recordar:

Un hecho alegre: El 31 de Octubre de 1615, hoy hace 399 años, vio la luz la Segunda Parte del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, justo cuando Catalina de Salazar y Palacios había cumplido sus 50 años de edad.

Y un hecho luctuoso: El 31 de Octubre de 1626, hoy hace 388 años, tuvo lugar el sepelio de la esquiviana Catalina de Salazar y Palacios, fallecida el día 30, justo cuando había cumplido los 61 años de edad, y que mandó ser enterrada en el Convento de las Trinitarias de Madrid, junto a Cervantes «por el mucho amor que se tuvieron en vida».

A continuación, Sabino de Diego pasó la palabra al Vocal de la Junta Directiva, Antonio Sánchez González, que dio lectura de un manifiesto de esta Asociación Cultural a Don Francisco Guardia:

alt

(Antonio Sánchez González, da lectura al Manifiesto de esta Asociación Cultural

a Don Francisco Guardia Navarro).


«La Sociedad Cervantina de Esquivias, fundamentada principalmente en las bases éticas y morales cervantinas del Quijote, haciendo uso de una de sus tesis –«bien puede ser el caballero desamorado, mas nunca puede ser desagradecido»-, ha creído oportuno glosar la memoria de uno de sus más clarividentes predecesores, Don Francisco Guardia Navarro, fundador de esta Asociación emblemática, con la ilusión que solamente un cervantista de pro puede realizar, desde su vida agitada y difícil, para crear de la nada una importante Empresa familiar y sacar adelante, dignamente, esa numerosa descendencia que ahora se honra de su cuna y de su apellido.

Don Francisco Guardia -Paco Guardia, coloquial y entrañablemente-, logró el éxito en épocas poco propicias para la cultura, siendo uno de los fundadores de la Sociedad Cervantina de Madrid, luego trasplantada a Esquivias, y, rodeándose de lo mas selecto de la intelectualidad del momento, procuró dar al nombre de nuestro pueblo todo el brillo y prestigio que merece.

Aquí, esta tarde-noche de recuerdos y reconocimientos, se van a decir muchas cosas de él, tanto por parte de sus familiares como de otras personas sensibles y  afines.

Se le va a brindar la aureola de flores de doña Catalina, en el 449 Aniversario de su nacimiento, en la cálida voz de Clara Truchado.

Se le va a dedicar una selección del Arte musical español por excelencia, con la generosa participación del pianista Manuel Martinez Berneto y del Grupo «Canela en Rama».

A esta Asociación pues, solo le queda dar a todo esto su mejor cauce, agradecer su presencia a todo el público que nos apoya la iniciativa con sus aplausos y a quienes colaboran directamente en el proyecto y ejercen su participación. La más sincera enhorabuena a la amplia Familia Guardia.

Para él, nuestro virtual abrazo cariñoso y fraterno, símbolo del sentimiento agradecido, junto con el deseo de que estés, querido Paco Guardia, muy cerca de Cervantes y al lado de aquel benefactor de la Cultura que fue tu maestro, Don Lorenzo Oviedo, el cervantista que hacía hablar (a través del Quijote) a Cervantes con los niños.

Muchas Gracias.»

alt

(Rafael Guardia exibe la placa que le ha entregado José Rosell Villasevil

en nombre de la Sociedad Cervantina de Esquivias).


Acto seguido, José Rosell Villasevil, Presidente de la Sociedad Cervantina de Esquivias hizo entrega de una placa de recuerdo a Rafael Guardia Torrejón, que en representación de la familia Guardia Torrejón recogió y pronunció unas emotivas palabras de agradecimiento.

alt

(Rafael Guardia Torrejón, hijo de Don Francisco Guardia Navarro)

A continuación, Clara Truchado Martín declamó unos sonetos, compuestos por José Rosell Villasevil para esta ocasión, bajo el Título genérico:

 «Tres Inmortales de Esquivias hablan a Paco Guardia».

DON ALONSO

LLegaste a Esquivias desde tierra extraña

y aquí dejaste la semilla insigne;

luego fuiste medrando como cisne

haciendo con Cervantes la campaña.


Francisco Guardia militó en España

sin ningún enemigo, sin un chisme,

recorriendo la vida a paso firme,

poniéndome en lugares que aún extraña.


De vivir en mis tiempos concediera

título muy honroso a su persona,

algo así como Guardia y Caballero.


Dudas de alguna gente ni siquiera

impiden que la gloria y la corona

brillen en un recuerdo tan señero.



EL TIO ZANCAS

En mi asno se me hizo chico el mundo

lo mismo que a mi hijo, Sancho Zancas;

con la alforja y la bota sobre ancas

desde que despertaba el rubicundo.


Tú a lomos siempre de caballo inmundo

cabalgaste de Esquivias a Simancas,

y mientras yo vivía sin ver blancas

tú moviste ducados furibundo.


Por la gloria tge juro de mis Panzas

que es leal y firme mi agradecimiento

de todo lo que has hecho por guardarnos.


Vivimos al azar de tus finanzas

de banco en banco con sagaz talento

y con muchas razones para amarnos.



SANSÓN CARRASCO

Vengo a pedir tu ayuda, Paco, hermano,

pues me encuentro metido en un apuro;

mi caballo está enfermo y sin un duro

se halla mi pobre bolsa este verano.


Anteayer te hice señas con la mano

cuando pasabas ya de noche oscuro

conduciento tu «Saure», gorra y puro;

vendrías del gran Foro castellano.


Mira, Paco, mi bien amada Casildea

quiere verme a su lado con premura

y no puedo fallarle, ¡oh impenitente¡


Toma la «Rubia», amigo, y a la aldea

do está mi corazón y mi ternura

transpórtame sin más, bonitamente.

A continuación, y también compuesto por José Rosell Villasevil, Clara Truchado declamó el poema dedicado a:


DOÑA CATALINA

Menuda de cuerpo,

los ojos castaños

y el pelo muy negro;

la cara redonda,

la piel de canela

y el aire gracioso

que ostentan con brillo

las damas sagreñas.


Discreta en extremo,

doña Catalina

vivió en el silencio

de las bambalinas,

perdida en la sombra

ancha de un gigante.


Jamás dijo nada

y lo dijo todo;

su voz no se escucha

en la partitura

de la melodía

mas noble de España.


Sin ella no hubiere

nacido El Quijote;

sin ella no hubiese

ganado la gloria

su genial esposo.


Pero su figura

de reina esquiveña

se pierde en el tiempo

de las discreciones.


Y fue, nada menos,

que la compañera

del ingenio puro.

y fue, nada menos,

que la más gloriosa

de todas la féminas:

fue la Dulcinea, 

como ella eterna,

nuestra Dulcinea.

                            


Francisco Guardia Torrejón, y en su nombre Antonio Sánchez González, da lectura al siguiente manifiesto:

ANDANZAS CERVANTINAS DE FRANCISCO GUARDIA.

«Paco Guardia, debido a sus conocimientos del Quijote y basándose en la tradición al exponer sus teorías con facilidad de palabra, pues era un locuaz conversador, establece amistades con muchos personajes interesados en temas cervantinos, insistiendo que, para parte del Quijote y sobre todo sus personajes, Cervantes se inspiró en este lugar del que Don Quijote «no quiere acordarse», por lo que la Casa de Cervantes debería ser Monumento Nacional y Esquivias conocida mundialmente.

En primer lugar citaremos a D. Luis Astrana Marín por ser, quizás, quien más ha contribuido al conocimiento de Esquivias en el mundo Cervantino. Astrana Marín, polifacético escritor, autor de la biografía mas extensa de Don Miguel de Cervantes, sobre los años 1950, visita Esquivias para recopilar datos sobre la estancia de Cervantes en este pueblo; como buen investigador revisa los archivos parroquiales para verificar datos. Seguramente, fue el párroco Don Pablo Arias quien los puso en contacto sabiendo los conocimientos de Francisco sobre este tema, basados en la tradición; pues, desde niño, leyendo El Quijote y hablando con los mayores del lugar adquiere muchos conocimientos. Por esto se establece entre ambos una buena amistad, ya que son muchas horas de diálogos en «el Huerto de los Perales» charlando sobre la estancia de Cervantes en Esquivias y sus consecuencias en El Quijote, así como por qué Cervantes se personó en nuestro pueblo, comentando también el hecho de que varios habitantes de Esquivias aparecen el el Quijote y varias fincas de su Término Municipal. Por esta razón, Don Luis Astrana Marín dijo la célebre frase: «Sin Esquivias no hubiese existido el Quijote».

Al crearse la Sociedad Cervantina de Madrid hacen a Francisco Guardia socio fundador y mas tarde socio honorífico, asistiendo éste a muchas sesiones y tertulias donde expone sus teorías y da a conocer Esquivias. Nombrándole, también, Delegado de dicha Sociedad en Esquivias.

Sobre los años sesenta, conoce a Don Leandro de la Vega, sobrino de Doña Obdulia Paramio, Maestra Nacional afincada en Esquivias. Este señor como buen periodista se interesa por temas cervantinos y ¿como no? recurre a Paco Guardia, naciendo entre ellos una buena amistad. Las visitas a Esquivias del amigo Leandro de la Vega se repiten hasta tal punto que en varias de ellas viene acompañado de Don Juan de Ávalos, como todos sabemos notable escultor, pues se hizo célebre por la escultura de «La Piedad» del Valle de los Caídos y muchas más. Paco insinúa que podría hacer en Esquivias algo para glorificar a Don Miguel, como él llamaba a Cervantes. Don Juan regala esas dos esculturas que engrandecen más a nuestro pueblo.

¡¡Increíble¡¡ En el año 1963 Paco inicia correspondencia durante 16 años con el magnate mallorquín Don Miguel Godoy Cerdá, señor adinerado e influyente en Palma de Mallorca e interesado por el arte y la cultura. Relación basada siempre en comentarios y hallazgos cervantinos, cruzándose entre ellos más de cine cartas. Durante ese tiempo el Sr. Godoy Cerdá visita varias veces a Paco en su casa, comunicándole que ha conseguido que en el «Pueblo Español de Palma», donde se reflejan varios monumentos naciones, se erija una plazoleta con el nombre de «Rincón Cervantino» y, en ella, el antiguo Ayuntamiento de Esquivias.

alt

(Paco Guardia explica por enésima vez a su esposa Doña Victoria

algunos detalles de Cervantes y El Quijote).


Varias veces visita Esquivias el Embajador de Chile en España, un soñador como Paco, ya que estaban ilusionados en que se construyera en el Cerro de la Cruz de Esquivias un restaurante en forma de molino de viento con vistas a Madrid.

Con Don Juan de Ávalos visita Paco el recién nombrado Cónsul soviético en España con varios miembros de la Agencia EFE. Este señor comenta que la partida de casamiento de Cervantes estaría mas vigilada en la Unión Soviética.

Por mediación de Don Luis Rodriguez, miembro de la «Tertulia Zocodover» y debido a la relación que les une basada en varias visitas de este señor a Esquivias, incluyen a Francisco Guardia en el libro editado por la Diputación Provincial de Toledo, siendo Presidente Don Miguel Ángel Ruiz Ayucar «Cincuenta Toledanos en el recuerdo». Toledanos célebres del arte, la cultura y la ciencia.

Podía citar a muchas mas personas con las que Paco mantiene innumerables charlas; no obstante, no quiero olvidar las entrevistas con el singular e ingenioso Don Luis López Motos, del cual tenemos en Esquivias varias motigrafías. Así como a Vicente Aleixandre, Azorín y Moreno Nieto… entre otros.

Hay que reseñar el gran amor que Francisco profesaba por Esquivias y Don Miguel, dando la impresión de que fuera su amigo contemporáneo.

Termino con una frase repetida por Paco: «Por Esquivias y Cervantes hágase la obra, parta de quien partiere».

La familia da las gracias a la directiva de la Sociedad Cervantina por acordarse de un cervantista y esquiviano de adopción.

P.D. Recordamos a sus colaboradores Simeón Torrejón Moya y Millán de Diego Nieto, y una frase de Leles Moya «si los turistas vienen acompañados de Paco Guardia yo les acompaño en la visita, pues es un placer escuchar los relatos del tío Paco».

Esquivias, 13 de Octubre de 2014″.

alt

(Carmen Guardia García hace entrega a la Sociedad Cervantina de Esquivias,

y en su nombre a Don José Rosell Villasevil, de un grabado de la que es autora)

Mariví Guardia García, y en su nombre Maria del Carmen Guardia García, da lectura al siguiente manifiesto:

«Recuerdo al abuelo siempre leyendo con un pitillo en la boca o viendo noticias. 

También recuerdo que cuando era mas joven le encantaba su huerto y le gustaba enseñarnos las verduras y árboles frutales que tenía y cuidaba con cariño. Un año nos llevó a mi hermana y a mí a un viñedo que tenía en las afueras de Esquivias y nos enseñó a coger la uvas. Aquel día disfruté un montón y nos hinchamos a uvas.

El abuelo era un hombre tranquilo que nunca se metía con nadie. Le gustaba charlar con todo el mundo y sobre todo hablar de Cervantes, según me contaban mis padres. Mi padre, su hijo mayor, heredó su devoción por el Quijote y me imagino que también gracias a él, la devoción por la lectura.

Aunque el abuelo era andaluz de origen, parecía que en Esquivias estaba en su elemento, quizás fuera por su relación con Cervantes y ese mundo mágico que le ofrecía el Quijote…»


María del Carmen Guardia García, en su propio nombre da lectura al siguiente manifiesto:


«Recuerdos de mi abuelo.

Recuerdo que, cuando yo era pequeña, mi abuelo era un personaje simpático y divertido para mí. Me gustaba charlar con él. Solía tener buen humor y hablaba pausadamente, tranquilamente, le encantaba la buena conversación.

A veces me regañaba también, porque yo era un trasto, y muchas veces terminaba diciendo «esta muchacha está siempre ideando con el diablo» porque yo, que era una chica de ciudad, cuando llegaba al pueblo, a casa de mis abuelos, armaba un lío tremendo. Para empezar me encantaba ir a ver si las gallinas habían puesto huevos, y como dejaba abierta la puerta del corral, salían corriendo y picoteaban el huerto. Recuerdo muy bien el granado, que era mi preferido y también la higuera y la chumbera, al lado del estanque, que llamaban mucho la atención. Esas son plantas mediterráneas, de Almería las chumberas, tierra dónde él nació.

También me gustaba mucho subir al piso de arriba y rebuscar en los baúles para disfrazar a mis primos que eran mas pequeños y salíamos por la casa jugando y revolviéndolo todo. Mi abuelo salía detrás de mi «muchacha…¡» Rdecuerdo el día que nació mi primo Manolito, hice una gorda sin saberlo, esto de ser chica de ciudad… porque me monté una casita cerca del cenador y arranqué algunas flores del albaricoquero. Esa vez si que se enfadó mi abuelo conmigo de verdad, porque esas flores eran los futuros frutos del árbol. Con todo ese enfado salieron corriendo de la casa diciendo que había nacido Manolito y yo, fijaros. ¡¡había visto a la cigüeña pasar¡¡. ¡¡Tantas hay en el campanario de la iglesia¡¡

Pero cuando me hice un poco más mayor y ya no me dejaban hacer nada, y a él tampoco, nos escapábamos a algún lugar donde no repararan en nosotros y nos fumábamos un ducaditos, siempre le oí decir que un poco de nicotina y de alcohol para el cuerpo es muy sano, de hecho ya sabemos que el buen vino, siempre con moderación, alarga la vida y la nicotina he oído que es buena para no perder la memoria.

El retrato que le hice, lo dibujé en unas navidades a sanguina mientras todos mis tíos y primos me miraban. Yo fumaba en pipa, pero nadie se atrevió a decirme nada. Me encantaba su boina, y la llevaba tan bién¡¡. era la época de Bonnie and Clyde, así que le pedí me regalara una y aquel invierno me paseé con ella por todo Madrid.

Recuerdo también que otra vez, habían levantado todo el patio de la casa de mi abuelo haciendo grandes agujeros en la tierra buscando oro. Aparecieron unos señores con unas máquinas detectoras de metales pero no encontraron nada. Que pena¡¡ Al parecer alguien había encontrado una moneda de oro en una cueva, que era muy larga, y pensaron que había mas, pero no. Le hicieron unas fotos para el periódico en el cenador y yo me coloqué a su lado.

Por casa de mi abuelo solía haber trasiego de gente, algunos parecían artistas o literatos. A mí me gustaba aquello que se salía de la monotonía. A él le gustaba pasar el tiempo hablando, yo no recuerdo de qué hablábamos, del mar y los peces, de cualquier cosa, pero ahora me imagino que me hablaba del Quijote».

Pilar Guardia Ocaña, en su propio nombre da lectura al siguiente manifiesto:

«RECUERDOS DEL ABUELO.

Recuerdo a mi abuelo con la mesa llena de papeles, siempre escribiendo cartas, contestando a las que él recibía, o leyendo El Quijote y tomando notas, recuerdo su pasión por este libro, buscando en cada página detalles, pistas que lo enlazaran con Esquivias casi de una manera obsesiva para reafirmarlo en su idea de que Esquivias es El Lugar…

…¿y por que no se quiso acordar?

Yo era una niña y bajaba corriendo las escaleras a buscar un montón de cartas que dejaba el cartero en su casa, cartas de otros lugares entonces lejanos, cartas con dibujos, siempre relacionadas con El Quijote. Tiempo después el cartero me confesó que al principio de llegar a Esquivias se sorprendió de la cantidad de correspondencia que recibía mi abuelo y pensó: «ni un ministro recibe tantas cartas como éste hombre»

Aún conservo algunas de ellas con mucho cariño.

Y claro, él contestaba, mi abuelo era muy generoso, no tenía afán de protagonismo, decía que el verdadero protagonista es Cervantes. Mi abuelo compartía con todo el mundo sus ideas y descubrimientos, en su afán por demostrar y expandir -tan convencido estaba él- la idea de que Esquivias es «El Lugar»…

Recuerdo a cantidad de gente distinta pasar por el patio buscando información sobre lo que él sabía del Quijote, se sentaba en el cenador con un vaso de vino y hala¡¡, a hablar del Quijote. Mi abuela me mandaba llevarles un platito con queso y a mi me encantaba para poder escuchar lo que hablaban, escuchaba palabras nuevas, algunas en otros idiomas, nuevas ideas, hablaban de otros libros, de la vida de todo lo que podemos aprender de ella en El Quijote. Supongo que de ahí me viene mi afición a los libros, a la literatura…

Tengo que agradecer a mi abuelo su libertad para relacionarse con personas tan diferentes. La casa de mi abuelo siempre estaba abierta a todo el mundo, y él siempre abierto a los demás.

Tendréis que perdonarnos si hoy se nos nota un poquito orgullosos, pero estamos convencidos de que el abuelo fue la semilla fuerte, el germen de ésta Sociedad Cervantina. Espero que sigáis trabajando por la Cultura y por el bien de Esquivias».


Lola Martínez Guardia, en su propio nombre da lectura al siguiente manifiesto:

«El abuelo Paco, Cervantes, Esquivias y El Quijote.

Me comenta mi prima Pilar que la Cervantina de Esquivias quiere hacerle un homenaje al abuelo y me envía lo que, para esta ocasión, ha escrito ella y lo que ha escrito mi prima Carmen, animándome a que escriba yo también algo. Al leerlos compruebo que comparto con ellas muchos recuerdos, recuerdos que conforman nuestra infancia, y me invade un sentimiento de nostalgia, porque es inevitable viajar a la infancia y no ponerse nostálgico. Esa infancia poblada de maravillas gracias a las historias del abuelo y a las «migas» de la abuela. No sé si todos los nietos del mundo piensan que sus abuelos son auténticos personajes, pero eso es lo que me pasa a mí, y creo que también le pasa a mi hermano y al resto de mis primos, hasta tal punto que muchas veces hemos sorprendido e interesado a amigos y conocidos con nuestros recuerdos.

Como creo que ya sabéis, mi abuelo nació en un pueblo de Almería, aunque siendo aún pequeño su familia se trasladó a Esquivias. A partir de entonces, y gracias al Quijote y Cervantes, no reconoció otra patria chica. A mi abuelo le pasó lo contrario que a su ilustre y literato amigo: Que el mundo reconociese a Esquivias como la cuna del Quijote fu su máximo empeño. Lo que no deja de ser contradictorio con las intenciones de Cervantes, que no quería recordar, probablemente con la misma intensidad y pasión con la que mi abuelo quería que todo el mundo reconociese el nombre de Esquivias en esa intención de olvido imposible.

Mi abuelo fue a la escuela aquí y contaba que leyó por primera vez El Quijote con 12 años porque le obligó su maestro. Contaba también que lo tuvo que releer hasta tres veces para que el maestro se quedara satisfecho con sus comentarios. y continuó leyéndolo a lo largo de toda su vida, extrayendo de esa obra cada vez mas, hasta conformar una filosofía de la vida aprendida de las palabras de Cervantes. Dichos y palabras de personajes como Don Quijote y Sancho que citaba de memoria hasta en la conversación mas cotidiana. Para él, Don Quijote y Sancho eran personajes reales que había vivido en ese lugar del que Cervantes no se quería acordar y que seguían viviendo, ya atemporales, gracias a su obra.

De Cervantes, el abuelo, conocía su vida y obra mas allá de lo que se podía encontrar de él en los libros, porque decía que lo que él sabía del autor del Quijote, se lo habían contado los viejos de Esquivias con los que se sentaba a charlar desde pequeño, remontándose así a una tradición oral que hoy ya se ha perdido.

Yo era una niña pero recuerdo cuando acompañaba al abuelo a la iglesia, para enseñar a las visitas los documentos que demostraban que «sin Esquivias no habría existido el Quijote», según decía textualmente mi abuelo. También a la Casa de Cervantes. Entonces en esta casa vivía una familia (la de Leles) cuya generosidad permitía a mi abuelo explicar a las personas que le visitaban cómo vivía Cervantes en esa casa (que si por esta escalera de caracol le subían el desayuno de pan con ajo, que esa era la ventana de su despacho…) y qué influencia tuvo en su obra la familia de su mujer, sobre todo su tío Alonso Quijada, que era para mi abuelo la persona real en la que se inspiró Cervantes para crear su personaje.

Era un excelente narrador oral que conseguía dar vida en nuestra imaginación a todo aquello que relataba. Sospechábamos muchas veces que, al igual Don Quijote, entretejía la realidad y la ficción de tal manera que ambas se confundían en una realidad mas amplia. Creo que le habría encantado tener habilidad para la escritura, pero lo suyo fue la palabra hablada, con la que lograba mantenernos a todos embelesados. Hubo visitantes que le grabaron… es una pena que nosotros no conservemos ninguna grabación suya porque a pesar de haber oído cientos de veces sus historias, ahora ya me resulta difícil rememorarlas.

Mi abuelo, como Don Quijote, era imaginativo, idealista, sociable. era una persona que no dejaba indiferente a nadie. Recuerdo que en Navidad la casa de mis abuelos se llenaba de felicitaciones y cartas procedentes de diversos sitios de España y del mundo: Mallorca, Madrid, Argentina, Estados Unidos… Correspondencia que se mantenía a lo largo de los años… Sin moverse de Esquivias era ciudadano del mundo.

Aprendí de él que la imaginación es una herramienta muy poderosa que puede enriquecer la realidad y la vida de una persona. Creo que ese es el gran poder de la literatura».

Maria Jesús García Serrano, en su propio nombre da lectura al siguiente manifiesto y poema del que es autora:

«Buenas tardes.

Os quiero poner mi granito de arena en este homenaje, a un gran cervantista.

Yo nací y vivo en la casa de enfrente donde él vivía, y guardo gratos recuerdos de mi infancia.

Recuerdo cuando era pequeña, entrar en el comedor de la tía Victoria, y ver al tío Paco sentado en su sillón al lado de la puerta que comunicaba con la terraza.

Me sentaba a su lado, y empazaba a contarme historias de Cervantes y de los personajes del Quijote «Que en aquella época eran vecinos de Esquivias». A mi me fascinaba, y así poco a poco, fui sintiendo ese gusanillo por saber la historia de mi pueblo.

Por eso hoy estoy aquí, para recordarle y reconocer todo lo que hizo por nuestro pueblo.

Ahora paso a leer un verso, que escribí cuando se inauguró la Casa-Museo de Cervantes, por la que tanto luchó.

UN RECUERDO AL TÍO PACO

«UN GRAN CERVANTISTA»


Que supo reconocer y valorar toda la histoira que tenemos en nuestro pueblo.

Nosotros tenemos la obligación de seguir luchando por ello.

Tío Paco le llamaban

Guardia era su apellido

fue el mayor cervantista

que Esquivias ha tenido.


Hombre de pueblo, sencillo

hombre con conocimientos

pues te hablaba de Cervantes

como si lo llevara dentro.


Como él te lo contaba

y con imaginación

a Catalina veías

por la cuesta de Safónt.


Es un pequeño homenaje

que humildemente le brindo

este era el sueño mas grande

de este hombre tan sencillo.


Por fin, Esquivias tiene Museo

su sueño, tío Paco

se ha cumplido.




Sabino de Diego Romero, en su propio nombre da lectura al siguiente manifiesto:

«Señoras y señores, soy el último en hablar y eso tiene el riesgo de que los anteriores Ponentes me hayan «pisado» algunas cosas que tenía en mente decir respecto a Don Francisco Guardia Navarro.

Por eso voy a hablar de mi experiencia personal con «el tío Paco Guardia», como así le conocíamos, que a pesar de la diferencia de edad habida entre nosotros, existió.

Recuerdo como si fuera hoy, que el trayecto que yo recorría para ir de la vivienda de mis padres a la Fábrica de Hielo, Tienda y Taller que mi padre tenía en la Plaza del Ayuntamiento, pasaba por la vivienda de Paco Guardia. Casualidad o no, creo mas bien que no, el tío Paco Guardia me abordaba y me acompañaba hasta la Plaza, no perdiendo ningún segundo en hablarme de Don Miguel y del Quijote, de los personajes de Esquivias que Cervantes incluyó en su obra magna, etc.

He de decir que yo ya sentía una cierta afición por todo lo cervantino, inculcado por mi padre, y seguramente sería mi progenitor quien le diría a Paco Guardia: «Háblale Jose (así me llamaban entonces) que parece que no le desagrada».

También he de decir lo agradable que era hablar con Paco Guardia, siempre son una educación exquisita, sosegado, pero firme en sus convicciones, con esa expresión característica con su mano izquierda para refrendar lo que decía.

Lo que no le agradaba demasiado era cuando yo le decía que me fundamentaba mas en todo aquello que se hallara documentado, y digo esto porque Paco Guardia era un adicto al Tío Zancas (Sancho Panza), me decía: «si está muy claro, Zancas era un gañan pero con mucho entendimiento que tenía una estrecha relación con Don Alonso Quijada…» No recuerdo a Paco Guardia si no es hablándome del Tío Zancas. Era como una obsesión la que tenía por este personaje.

Alguna vez, si llegaba un poco tarde al trabajo, me decía mi padre, sin acritud «parece que se han pegado las sábanas…», y yo le contestaba «Es que me he parado con el tío Paco Guardia», y recuerdo que me dijo un día, escuetamente: «De ahí no viene nada malo».

Voy a seguir por los derroteros de la anécdota, y me voy a referir ahora a aquel tesoro que parece que había en el Huerto de las Perales. Dicho tesoro fue una invención nacida del ingenio de Paco Guardia, lo que motivó que la prensa  se hiciera eco de tal hallazgo. Al mismo tiempo se hablaba de Cervantes.


En las fotografías que se hallan expuestas, hay una de Paco Guardia con Julio Camarero, reportero del diario «Pueblo», periódico vespertino que tenía mucho éxito en Esquivias. En la foto se ve como analizan las monedas «encontradas».

           (Paco Guardia enseña las monedas a Julio Camarero).


También hay una foto con un geólogo de Madrid, que vino a localizar dicho tesoro. En la búsqueda del mismo, el radar detectó algo en una zona del Huerto de los Perales. Rápidamente se pusieron a cavar y encontraron lo que el radar detectó: una herradura de una caballería.

       (Paco Guardia escucha con atención al geólogo, que indica

                      el lugar donde debe hallarse el tesoro).


También voy a referirme a otra foto que se halla expuesta en el panel. Se trata de Paco Guardia con Mr. Chorley y su esposa.

Mr. Chorley vino en representación de la Fundación Rokefeller de Nueva York a visitar Esquivias con el siguiente objeto:

         (Paco Guardia en su casa, Mr. Chorley y su esposa.

                Al fondo la Iglesia Parroquial de Esquivias).

El día 3 de Septiembre de 1968, la Fundación Rokefeller envió al Gobierno de España un vídeo donde se apreciaba la ciudad de WILLIAMSBURG, en el estado de Virginia, donde dicha fundación había restaurado un área céntrica de Williamsburg con la creación de un área histórica y colonial de 125 Hectáreas.

Pretendía la Fundación adquirir para el pueblo de Esquivias la Casa de Cervantes, restaurándola al mejor estilo del Siglo XVI. Así mismo, en su proyecto pretendía restaurar todas las fachadas del casco antiguo de Esquivias, también al estilo del Siglo XVI. Por otro lado, la iglesia del Convento de los Capuchinos sería dedicada a Centro de Estudios Cervantinos, con traducción simultánea, etc. con referencia mundial.

También se hallaba la Fundación en conversaciones con líneas aéreas Iberia, en la pretensión de promocionar el turismo americano a Esquivias.

El vídeo no llegó a Esquivias, y no se sabe que pasó, pero lo cierto es que el proyecto no llegó a buen puerto.

En la actualidad, la ciudad de Williamsburg es uno de los lugares de peregrinaje de turismo interior mas frecuentado de EEUU, ya que destacan los hechos posteriores a la Guerra de Secesión de esa joven Nación.

Don Francisco Guardia Navarro siempre estuvo en vanguardia de todos estos proyectos.

Leeré a continuación un párrafo de un libro titulado «50 Toledanos en el recuerdo», editado en Toledo en el año 1998, donde no podía faltar Don Francisco Guardia:

«Francisco Guardia era una persona muy comunicativa y cordial. Su capacidad de diálogo solía cautivar al interlocutor. De su amor al trabajo y su tenacidad para lograr todo aquello que se proponía, da cuenta el hecho de que habiendo sido labrador en sus años mozos, probó forturna como empresario en la madurez y acabó siendo el propietario de una importante línea de autobuses de viajeros que aún lleva su nombre y que, en la actualidad, regentan sus hijos.

Aunque sus estudios eran primarios, debido a que asistió a la escuela lo justo para aprender las «cuatro reglas», que con tanto cariño le enseñara su inolvidable maestro Don Lorenzo Oviedo, eran tantas sus ansias de saber, que aprendió humanidades en la universidad de la la calle y se doctoró en letras leyendo el Quijote. haciéndolo tantas veces, que perdió la cuenta. Pero se tiene por cierto que fue su libro de cabecera de por vida.

Y como el hábito acaba por hacer al monje, contagiado de la «sana locura» del Ingenioso Hidalgo llegó a confundir ensueños con realidades y quiso hacer de Esquivias un Quijote viviente, para honra y homenaje de su autor».

Por último, lo que voy a decir a continuación, tan sólo lo sabe mi familia. Ya me hubiera gustado podérselo decir a Don Francisco Guardia Navarro, ya que a él se debe que personas en Esquivias hayamos seguido su estela para llegar, seguro, a conseguir metas que parecían inalcanzables.

Con todo mi respeto y consideración diría: «Tio Paco, he de darle una noticia relevante: He hallado documentos en los Archivos Parroquiales de Esquivias que hacen referencia, sin ningún lugar a dudas, a uno de nuestros paisanos de más relevancia y de talla universal, me estoy refiriendo a SANCHO PANZA, el fiel escudero de Don Quijote de la Mancha».

Si, señoras y señores, documentos reales, irrefutables, que sin lugar a dudas revelan la personalidad de Sancho, puesto que así se llamaba.

Tan solo diré que Sancho fue bautizado el 20 de Junio de 1569, en la iglesia parroquial de Santa María de Esquivias.

Permítanme que no de mas datos, para no desviar la atención del importante acto que estamos celebrando hoy en honor y honra de Don Francisco Guardia Navarro.

Seguro que el «Tío Paco Guardia» está en algún lugar influyendo para que sigamos trabajando y descubriendo nuevos datos que justifique lo que él mismo defendió, y es que las personas podemos morir pero lo que no muere nunca es el espíritu, y el espíritu de Paco Guardia sigue abriéndonos puertas, dándonos ánimos a seguir en la lucha por conseguir el reconocimiento mundial del hecho cervantino/quijotesco de Esquivias».

alt

Para cerrar la primera parte, Manuel Martínez Barneto interpretó al piano unas composiciones musicales que hicieron las delicias de los asistentes. 

Como complemento del acto, se hallaron expuestos una serie de fotografías, recortes de prensa, artículos, etc. dedicados a Don Francisco Guardia.


alt

(Parte del reportaje fotográfico que se conserva de Francisco Guardia).

alt

(Algunos recortes de prensa con artículos dedicados a Francisco Guardia).

Segunda parte

En recuerdo a la ascendencia andaluza de Don Francisco Guardia Navarro, con la actuación del Grupo Flamenco «Canela en Rama», que con: Almudena Cruza y Fernando Sierra a la Voz, Ignacio Lozano a la Guitarra y Pedro Vicario a la Percusión (cajón), pusieron el punto y final a este merecido homenaje a Don Francisco Guardia Navarro, que le tributa la Sociedad Cervantina de Esquivias y todas las personas que se hallaban presentes en el acto.

alt

(Una parte del público asistente al acto).

El reportaje fotográfico estuvo a cargo de Rafael Hermida Correa.


Sabino de Diego.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.